El sistema industrializado de vivienda es el proceso basado en ejecutar la construcción de una manera más eficiente al sistema tradicional aporticado.

Esta eficiencia radica en una mayor velocidad en el proceso constructivo, lo cual permite construir la mayor cantidad de viviendas en el menor tiempo posible utilizando el mismo juego de encofrados, acompañado de unas mezclas de concreto de fraguados y resistencias aceleradas, lo que permite realizar el desencofrado y posterior alistamiento de la siguiente unidad de vivienda.

La industrialización del proceso constructivo permite construir, mediante el uso de un encofrado metálico modulado, una unidad de vivienda tipo, partiendo de la base de la rotación diaria de la formaleta de tal manera que permite una velocidad de construcción bastante alta.

Si bien es cierto que la eficiencia del sistema industrializado de vivienda respecto al sistema aporticado es su ventaja principal, existen otras consideraciones que no son consideradas como desventajas pero se deben tener en cuenta.  Estos aspectos son los siguientes:

  • Los muros del sistema industrializado de vivienda, al hacer parte del sistema estructural del edificio, no pueden ser demolidos.
  • La distribución de los muros a nivel arquitectónico da como resultado que las luces que existen entre estos no son muy altas y por ende se obtiene una gran cantidad de muros en las dos direcciones.
  • La ubicación de los muros debe coincidir entre todos los pisos.
  • Desde el punto de vista funcional, los muros al ser de concreto van a ser mejores transmisores del calor y el sonido lo cual debe tenerse en cuenta en el momento del confort final que se quiere dar al usuario.

En el análisis estructural del edificio está definido que todas las cargas de las placas se transmitan a los muros. Por lo tanto, la separación de los muros no debe ser tan grande de tal manera que el espesor de la placa no sea tan alto. Generalmente en las construcciones industrializadas se adoptan espesores de placa de 10 cm y luces entre muros que varían de 3 a 4 metros, aproximadamente.

Estructura de muros en concreto.

Desde el punto de vista sísmico, las cargas en el sistema industrializado son absorbidas por los muros; por esta razón deben diseñarse suficientes elementos en cada sentido ortogonal de la edificación. Lo ideal es que además de que haya suficiente cantidad de muros, la proporción en cada sentido sea similar. Esto reduce significativamente los esfuerzos de torsión de la estructura y por lo tanto la cantidad de refuerzo requerida.

Estas consideraciones no deben tomarse como restricciones, ya que arquitectónicamente se aprovecha mejor el espacio al no tener elementos que se interpongan al área concebida desde el comienzo. Por ejemplo, lograr un mejor amoblamiento en espacios menores, obteniendo áreas utilizables en su totalidad ante la ausencia de columnas como las que están presentes en el sistema convencional.

Desde el punto de vista constructivo, se manejan dos sistemas de formaletas:

SISTEMA TIPO TUNEL: En este sistema Se utilizan formaletas de grandes dimensiones, por lo que para su manipulación y armado se requiere el uso de una torre grúa. En este caso, los muros y la placa se funden monolíticamente y las secciones de formaleta conforman un semitúnel tal y como se muestra en la figura 2.

El concreto puede ser vaciado con la ayuda de torre grúa y mediante el sistema de bombeo. Logísticamente, la fundida de la placa se realiza una vez terminada la fundida de los muros por lo que es necesario tener una adecuada coordinación en los despachos de concreto para los dos tipos de mezcla (concreto para muros y concreto para placas).

Sistema tipo túnel.

SISTEMA MANOPORTABLE: Con el uso del sistema manoportable de formaleta se tiene la facilidad de que se forman paneles modulares, por lo que su uso se adecúa a cualquier tipo de proyecto de diferentes luces entre muros.  Los paneles son de pequeñas dimensiones para que el manejo en obra sea mas fácil por su bajo peso y generalmente pueden ser en acero o en aluminio. El vaciado del concreto puede ser monolítico muros y placas o se vacía la placa al día siguiente de haber vaciado los muros.

Sistema manoportable.

TIPOS DE CONCRETOS UTILIZADOS

Los concretos a utilizar en los sistemas industrializados de vivienda consisten en mezclas de fraguado y resistencia aceleradas, de consistencia plástica (125 a 150 mm de asentamiento en caso de las placas) a húmeda (175 a 225 mm de asentamiento en el caso de los muros inclusive concretos autonivelantes de 600 mm de flujo libre) y con la particularidad de que se requiere un porcentaje de la resistencia especificada a 28 días a las pocas horas para permitir el respectivo desencofre del elemento (generalmente del 15% al 20% entre 14 y 18 horas).

Hay que tener en cuenta que la evaluación de la resistencia inicial en obra es el parámetro que permite desencofrar el elemento por lo que las variables de control de calidad en el momento de la toma de muestras, protección y curado inicial de los especímenes deben ser rigurosos para obtener resultados representativos. Se tiene la alternativa del uso de perfiles de calorimetría para definir el momento ideal para el desencofre del elemento.

Por otra parte, la resistencia requerida para el descimbre de los elementos es un parámetro que debe definir el calculista del proyecto en función de las cargas de trabajo y las luces entre muros que se van a manejar.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn