En la Parte I de Cómo prevenir patologías en el litoral se plantearon componentes importantes como la vida útil de un proyecto dependiente del su diseño, construcción y mantenimientos.

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS
La construcción de las estructuras en Colombia debe ejecutarse cumpliendo como mínimo las especificaciones indicadas en la Ley 400 de 1997 y sus Decretos Reglamentarios, emanadas de la Comisión Asesora Permanente para el Régimen de Construcciones Sismo-resistentes -Asosismica- (NSR-10); además de las contenidas en los planos del proyecto, en el estudio geotécnico y en las especificaciones particulares que se establezcan para cada caso.

El supervisor técnico tiene la tarea de recopilar las especificaciones técnicas que se deben cumplir en la construcción para lo cual debe elaborar un documento escrito que las contenga, y entregar una copia al constructor. Estas especificaciones deberán ser aprobadas por el propietario y confirmadas por el constructor antes del inicio de la obra.

En tanto la Comisión Asesora Permanente del Régimen de Construcciones Sismo Resistentes adopte unas nuevas especificaciones técnicas, debe utilizarse el documento Especificaciones de Construcción y control de calidad de los materiales para edificaciones construidas de acuerdo con el Código Colombiano de Construcciones Sismo-resistentes, elaborado por la Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica bajo el auspicio de Asosismica y el Ministerio de Obras Públicas del país. Este documento corresponde a las especificaciones para la construcción de estructuras de concreto reforzado ACI 301.

Procesos y técnicas constructivas
El deterioro prematuro de una estructura de concreto también se encuentra asociado con las técnicas constructivas, la mayoría de las veces por la omisión de los controles que se deben realizar en la obra. Forman parte de estas deficiencias la falta de cuidado y supervisión en las empresas de consultoría donde se realiza el diseño de las edificaciones.

Proceso constructivo

En la ejecución debe repasarse paso a paso cada actividad puesto que son innumerables las situaciones donde surgen deficiencias. Por eso es necesario revisar los procesos inherentes a la producción, transporte, vaciado, colocación y curado del concreto, así sea preparado en obra o premezclado. Dentro de estos requerimientos se destacan:

  • Recursos para el manejo del concreto
  • Especificación de cada material y del concreto
  • Compactación
  • Resistencia a los agentes agresivos del concreto
  • Proceso de curado
  • Protección durante el fraguado

Para proteger el refuerzo contra la eventual agresión del medio ambiente se requiere que el concreto tenga los recubrimientos apropiados de acuerdo con las condiciones de exposición. Este recubrimiento resulta involucrado dentro del proceso de diseño y debe cumplirse en la obra.

El recubrimiento es variable, dependiendo de diversos factores: Tipo de elemento, verticalidad, horizontalidad, climas o micro-climas del lugar, condiciones de exposición, acabados, etc. Para el caso de los cimientos es muy importante conocer el pH de suelo ante los nuevos conocimientos que hoy se tienen sobre su efecto en las estructuras de concreto.

En ambientes corrosivos u otras condiciones severas de exposición la protección del concreto debe aumentarse convenientemente, para lo cual debe tenerse en cuenta la impermeabilización del concreto o proporcionarse otro tipo de protección.

En los elementos de concreto abuzardado o abujardado cuya superficie exterior se pica (mediante bujarda) por razones estéticas, los recubrimientos deben aumentarse por lo menos en 1 cm en aquellas caras que se pican.

REQUERIMIENTOS DE NORMA

La Norma Sismo-Resistente Colombiana NSR-10 para el caso del concreto vaciado en el sitio, establece los siguientes requerimientos mínimos:

C.7.7 – RECUBRIMIENTO DEL REFUERZO

C.7.7.1 – CONCRETO VACIADO EN SITIO (NO PREESFORZADO): Las barras del refuerzo deben tener los recubrimientos mínimos dados a continuación. En ambientes agresivos deben utilizarse recubrimientos mayores que los mencionados, los cuales dependen de las condiciones de exposición.

Dada la importancia que tienen los recubrimientos sobre la durabilidad de las estructuras, se requiere el uso de soportes, espaciadores o distanciadores, de forma que se garanticen no solo el espesor del recubrimiento sino la posición del refuerzo. Se sabe que no es buena práctica colocar como soportes, piedras o pedazos de ladrillo y menos de madera. Tampoco soportes fabricados con mortero puesto que deben ser, por lo menos, de la misma resistencia del concreto del elemento.

Actualmente existe la producción industrial de soportes para el refuerzo de distintas dimensiones de acuerdo con los requerimientos del diseño y del proyecto, pero también es fácil su fabricación en la obra.

CAUSAS DE LOS DETERIOROS

Las condiciones de exposición y servicio hacen referencia principalmente a las existentes en el medio donde se encuentra la edificación, que de forma particular se refieren a la temperatura y humedad cuando el concreto se encuentra en estado plástico. Si es en clima cálido, el control de las altas temperaturas permite garantizar la hidratación del cemento y pérdida de agua por evaporación, que es la causa del agrietamiento. Controlado este aspecto, el concreto puede garantizar un buen comportamiento. Si es en clima frío, dependiendo de la temperatura, los efectos son inversos a los anteriores y por tanto requiere de cuidado y protección.

Por otra parte, la humedad ambiental es factor de importancia si es muy baja durante la hidratación, la consecución de resistencia y por los cambios volumétricos por secado, ya sea en estado plástico o endurecido.

En climas cálidos el ACI recomienda vaciar en horas de menor intensidad térmica. En las estructuras de concreto con gran superficie expuesta y poco espesor como son las placas, se incrementa el cambio volumétrico dado la pérdida de humedad. Estos cambios de volumen por secado se presentan en dos situaciones distintas: En edad temprana cuando el concreto se encuentra en estado plástico o después de semanas o meses de haberse vaciado. Por este mecanismo se generan fisuras al evaporarse el agua y generase esfuerzos de tracción que el concreto no posee facultad para resistirlos. Su prevención se realiza mediante varias técnicas como la conformación de juntas, el uso de concreto con moderada contracción, el control de la humedad o la adición de acero de refuerzo.

El ambiente marino afecta la durabilidad del concreto dado su alto contenido de cloruros que, además, deteriora al acero de refuerzo al igual que la presencia de sulfatos como se mencionó para el caso de la corrosión.

Es preciso señalar que existen recursos tecnológicos al alcance de todo profesional de la construcción que le permitirá garantizar la mejor calidad de las construcciones aún en zonas costeras.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn