Construcción de muros con bloques de concreto

Construcción de muros con bloques de concreto

Los bloques de concreto son un material de construcción de uso tradicional y frecuente en muchos lugares del país.

Además de tener alta resistencia a la compresión y al fuego y brindar buen aislamiento térmico y acústico; los bloques de concreto ofrecen la posibilidad de tener diferentes acabados.

Frente a la mampostería tradicional de arcilla, los muros en bloque de concreto ofrecen una alternativa de precio competitivo que aligera el presupuesto de obra teniendo en cuenta que:

  • Reduce los tiempos de construcción por menor requerimiento de mano de obra.
  • Requiere menor cantidad de mortero para pegar los bloques
  • Permite prescindir del pañete y si se usa, éste es menos grueso
  • Admite aplicar diferentes acabados
  • El tamaño de las perforaciones verticales permite el paso de los ductos de todos los servicios y no es necesario romper el muro trabajado, con el consecuente ahorro en resanes y manejo de escombros.

Para una buena práctica constructiva de la mampostería estructural es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Utilizar bloques de concreto, mortero de pega, refuerzos y grout que cumplan con la normativa aplicable (NSR-10, NTC).

2. Los ejes de la cimentación deben estar replanteados y los niveles bien definidos (imagen principal).

3. La cimentación del muro debe ser en concreto reforzado, teniendo cuidado que el recubrimiento sea de mínimo 75 mm, que los traslapos no sean en el mismo lugar, y que los flejes estén correctamente espaciados. Es recomendable que el ancho de estas vigas sea como mínimo el doble del bloque.

4. Para el vaciado de los elementos de cimentación se recomienda el uso de concreto premezclado para garantizar que se cumplan las especificaciones del diseño estructural (resistencia, tamaño máximo, asentamiento, etc.).

5. Las tuberías hidráulicas, sanitarias y eléctricas que van dentro del muro deben quedar fijas en su lugar y ser inspeccionadas antes de instalar los bloques, porque de no ser así, una vez construido el muro deberán colocarse en la parte exterior para no romper los bloques.

6. Para verificar la ubicación de las varillas de refuerzo, lo bloques con ventanillas de inspección, los ductos, etc., el muro se replantea colocando la primera hilada de bloques sin mortero de pega para posteriormente, colocar los hilos y guías para dar alineamiento, nivelación y plomo al muro. En aquellos puntos por donde pasan las barras de refuerzo deben ubicarse bloques con ventanillas de inspección, para poder limpiar la celda antes de la inyección del grout y asegurar el vaciado completo de la misma.

Replanteo de primera hilada sin mortero de pega


7. Cualquier corte en los bloques: ventanas de inspección, orificios, etc., debe efectuarse antes de su colocación. Por ningún motivo se deben cortar o romper los bloques ya instalados porque se debilita el muro y la construcción en general.

8. Para iniciar el armado del muro, se debe humedecer la superficie de la viga con agua limpia y extender una capa de mortero de 1 pulgada de espesor a la que se le hacen surcos en forma de “v” usando la punta de la llana, para distribuir uniformemente el material. La consistencia del mortero debe ser suave para poder manejarlo, pero lo suficientemente firme para sostener el peso del bloque.

Iniciando armado de un muro para correcto asentamiento de primera hilada.


9. Los bloques se colocan por hiladas comenzando de uno de los extremos, sin doblar el acero de refuerzo. Para sentarlos, primero se aplica mortero sobre la cara lateral que irá pegada a la siguiente unidad para crear una junta vertical de ⅜ de pulgada (≈ 1 cm); se ubica el bloque en su lugar y se presiona sobre la capa de mortero, finalmente se corta y elimina el exceso de mezcla. Con este proceso se instalan todos los bloques de la primera hilada teniendo cuidado de dejarlos a ras y nivelados. Las siguientes hiladas se colocan de la misma manera, aplicando una capa de mortero de 1 pulgada de espesor (≈ 2.5 cm) en los bordes superiores de la hilera anterior.

Aplicación de mortero sobre caras laterales.

10. Una vez el mortero tenga una consistencia que permita marcar la huella de un dedo, se usa el palustre para alisar las juntas frescas y eliminar cualquier exceso de mortero.

11. Es muy importante verificar constantemente la alineación, nivelación y plomo del muro

Control de nivelación vertical.

Control de alineación horizontal.

12. El refuerzo horizontal debe ser verificado con los planos estructurales, y tener en cuenta lo siguiente:

  • Máximo a cada 60 cm de altura y en la parte superior de marcos de puertas y ventanas se debe colocar acero horizontal.
  • En las esquinas, cuando los muros se cruzan, se refuerza la unión trabando los bloques y utilizando estribos para conseguir un conjunto monolítico.
  • Para los muros en T y en cruz, se traban dos de ellos y el tercero y cuarto se une mediante estribos.

Armado de muros.

13. Para los casos en que se especifiquen celdas reforzadas, además de llevar acero vertical amarrado a la cimentación éstas deben inyectarse con grout. Antes de iniciar el vaciado, la celda debe limpiarse en seco para retirar cualquier residuo que pueda interferir en el vaciado sin agua y la ventanilla de registro debe sellarse.  Se recomienda no vaciar más de 1.2 m de celda por vez, procurando terminar 5 cm antes de la junta horizontal y compactar chuzando el grout con una varilla. En muros altos, el primer vaciado se hace hasta 1.2 m de altura, se compacta y se deja de 30 minutos a 1 hora antes de llenar los siguientes 1.2 m; así se continúa hasta terminar el muro.

14. La parte superior del muro y los vanos de puertas y ventanas deben rematarse con una viga corona, viga de amarre o viga dintel, la cual puede construirse con bloques tipo U, o vaciarse en concreto utilizando formaletas y acero de refuerzo.

15. Independientemente del tipo de viga corona, deben dejarse pines de espera (anclajes) para la colocación de la estructura de cubierta.

16. Si el acabado del muro es de las unidades de mampostería a la vista (sin pañetar), las juntas de mortero deben acabarse de forma cóncava o en V.

17. Cuando el muro va pañetado, éste se debe aplicar en dos capas (1 cm de mortero grueso y 0.5 cm fino). Para dar el espesor requerido, se pueden colocar franjas maestras longitudinales, entre las cuales se coloca la mezcla. El pañete fino puede aplicarse con una llana manual.

Para hacer un comentario inicia sesión.